Spanish English French Portuguese

El aislamiento de las cubiertas para naves industriales y la ergonomía en el trabajo

El aislamiento de las cubiertas para naves industriales y la ergonomía en el trabajo

El aislamiento en cerramientos y cubiertas de naves industriales mejora mucho la ergonomía térmica en el trabajo, algo primordial en cualquier planta de producción con mano de obra no automatizada. 

De hecho, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) establece unos umbrales térmicos muy concretos, por ejemplo, para sitios cerrados como naves con operarios que no hagan una actividad sedentaria, debiéndose en estos casos mantenerse una temperatura interior durante todo el año que vaya en una horquilla  de entre los 14 y los 25 °C, con la recomendación de que sea entre 16 y  22°C en invierno, así como de entre 21 y  25°C en los meses estivales.

Poder trabajar a la temperatura adecuada es fundamental para la salud, la seguridad y la prevención de riesgos laborales, pero también para la propia productividad de la empresa, ya que la exposición a ambientes calurosos crea incomodidad y lo que se denomina como estrés térmico, que puede verse agravado además por la realización de actividades que requieran un gran esfuerzo físico o por el uso de vestuario inadecuado.

Consecuencias de las deficiencias de aislamiento en las naves industriales

Las condiciones ambientales vienen determinadas por la temperatura y velocidad del aire y la humedad relativa, pudiendo resultar de su falta de adecuación y de la concurrencia de otros factores problemas derivados de la exposición al calor, como por ejemplo síncopes, deshidrataciones, lipotimias, golpes de calor…

Asimismo, las temperaturas por debajo de los 10ºC que suele haber en naves industriales con cámaras frigoríficas pueden ser perjudiciales para la salud si no se toman las medidas idóneas; y tanto el frío como el calor excesivos repercuten también en el funcionamiento de maquinarias y equipos.

De este modo, vemos que también hay una correlación directa entre óptimas condiciones ambientales y productividad, ya que el confort térmico afecta al rendimiento de los trabajadores y a la operatividad de las máquinas. De hecho, hay estudios que inciden en que con temperaturas inferiores a 15ºC y superiores a 30ºC  la productividad de los operarios decae hasta un 10%.

El calor excesivo puede provocar dolores de cabeza, exceso de sudoración, bajadas de tensión, cansancio, pérdidas de concentración… problemas que al margen de repercutir en la salud y la seguridad de los trabajadores también inciden en el ritmo de las tareas que efectúan.

Para evitar todo esto son muy importantes las soluciones constructivas y materiales que se eligen para los cerramientos y cubiertas para naves industriales, ya que el aislamiento de la construcción resulta fundamental a la hora de determinar el confort térmico que van a disfrutar quienes trabajen allí, por no entrar en la relevancia de este aspecto para la eficiencia energética, con todo lo que esta implica a efectos ambientales y económicos.

Las cubiertas para naves industriales que mejor aislamiento ofrecen

El aislamiento y la impermeabilización son dos criterios medulares a la hora de decantarse por una modalidad u otra de cubierta, ya que no todas ofrecen las mismas prestaciones. Las más utilizadas en construcción industrial son:

Cubiertas para  naves industriales de Panel Sándwich

El uso de Panel Sándwich es muy recurrente en las construcciones industriales por  sus estupendas capacidades aislantes, conjugadas también con unas excelentes  potencialidades estéticas.

Además, al poder utilizarse en los cerramientos verticales garantiza un pleno aislamiento tanto térmico como acústico en toda la nave.

Cubiertas para naves industriales de tipo Deck

Las cubiertas Deck destacan por sus propiedades de aislamiento térmico y estanqueidad. Son también multicapa, incluyendo una chapa, el aislante y otra capa adicional de impermeabilización.

Asimismo, simplifican la instalación en la cubierta de climatización o claraboyas, elementos que contribuyen a dotar a la construcción de óptimas condiciones ambientales y térmicas. Al tiempo, que también facilitan otros aspectos importantes para el aislamiento como que la envolvente térmica de la nave se haga a la misma altura.

Cubiertas para naves industriales autoportantes

Estos tipos de cubiertas que se caracterizan por su liviandad ofrecen igualmente una buena resistencia a los agentes atmosféricos, así como unos buenos valores de aislamiento térmico y acústico, si bien por sus limitaciones de luz de pórtico solo se pueden utilizar en naves de poca anchura.

Todas estas modalidades de cubiertas para naves industriales pueden garantizar unas óptimas cualidades de aislamiento que repercutan en una adecuada ergonomía térmica, en contraposición por ejemplo de las cubiertas simples, compuestas tan solo por una capa de chapa de metal perfilada que aporta un escaso aislamiento. Por eso, en ocasiones a las de estas características se les suele realizar un doblaje de cubierta, con una nueva capa de chapa que también sirva para aumentar la impermeabilización.

Además, para naves industriales que tengan déficits de ergonomía térmica existen soluciones como incorporar sistemas de aislamiento térmico o mejorar la envolvente de la construcción; es decir el conjunto de cerramientos que aíslan los espacios interiores del ambiente externo, así como las distintas particiones del interior.

Hacemos cubiertas para naves industriales que ofrecen el máximo aislamiento

En Anovel nos esmeramos en la realización de cerramientos y cubiertas para naves industriales que aseguren el máximo aislamiento térmico y acústico, una óptima impermeabilización y la mayor eficiencia energética.

Así, apostamos por las soluciones constructivas y los materiales más idóneos de acuerdo a las características de cada proyecto, teniendo siempre la vista puesta en el bienestar térmico y a todos los niveles de las personas que van a trabajar allí.

Por ello, nos enorgullecemos de construir naves industriales con alma, generadoras de entornos de trabajo seguros, saludables y productivos, tal y como lo pueden corroborar los numerosos clientes para los que hemos erigido construcciones a lo largo de nuestra amplia trayectoria. ¡Contáctanos si necesitas una nueva nave para tu empresa, nos avalan más de 25 años de experiencia!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp