Spanish English French Portuguese

Arquitectura sostenible: la importante aportación de las cubiertas con placas solares para reducir el consumo energético

Arquitectura sostenible: la importante aportación de las cubiertas con placas solares para reducir el consumo energético

La última aceleración de los precios de la electricidad a consecuencia de la crisis de Ucrania va a tener un fuerte impacto, tanto en lo que pagarán los hogares por el suministro como en el coste que este va a suponer para las empresas.

De hecho, ya veníamos de una espiral alcista que había multiplicado el precio del abastecimiento eléctrico, hasta el punto de comprometer seriamente la competitividad de muchos negocios, particularmente en industrias y comercios que por su actividad tenían mayores necesidades de consumo.

Por ello, la búsqueda de la eficiencia energética emerge como una solución totalmente imprescindible, lo que en nuestro sector aboca a redoblar la apuesta por plantear el diseño y construcción de nuevas naves industriales bajo los principios de la arquitectura sostenible, y a desplegar por tanto todo el corolario de medidas activas y pasivas de esta.

Placas solares en cubiertas como medida activa de arquitectura sostenible

Precisamente, dotar de placas solares a las cubiertas de naves es una de las medidas activas de arquitectura sostenible que puede hacer un mayor contribución a la eficiencia energética, principalmente en construcciones que van a tener un consumo más electrointensivo de red, como puede ser el caso de las plantas de producción o las que incluyan cámaras frigoríficas.

En este sentido, sería de gran ayuda el tamaño de la cubierta, como lo refleja el hecho de que haya algunas que incluso se puedan utilizar como campo solar, cuyas placas abastezcan también a terceros, en el caso de que la instalación esté preparada para ello.

Además, la aplicación no se limita a la generación de electricidad mediante paneles fotovoltaicos, ya que actualmente se utilizan placas solares térmicas para la calefacción, por ejemplo, en edificios de oficinas.

La nueva gigafábrica de Tesla tiene la cubierta compuesta por paneles solares

Hay muchos ejemplos que plasman todas las potencialidades que ofrece para las empresas emplear sistemas solares para la nutrición energética. Sin ir más lejos, el de la nueva gigafactoria de Tesla en Berlín, que se va alimentar de la energía generada por una enorme cubierta compuesta de paneles solares, que aportará la electricidad necesaria para la producción de las baterías y vehículos de la planta.

También, como es bien sabido, instalar placas solares en las cubiertas de las empresas tiene unos evidentes beneficios medioambientales, al permitirles funcionar con una fuente de energía limpia, renovable e inagotable, y que además resulta fácilmente acumulable en zonas como el levante español, en el puede haber hasta 300 días soleados al año.

Autosuficiencia energética y generación de excedentes

Por no hablar de las ventajas de la autosuficiencia energética derivada de producir toda o gran parte de la electricidad que se necesita, evitando hacer depender el suministro de las turbulencias de un mercado convulso como el actual, que puede acabar comprometiendo hasta la propia viabilidad de la empresa.

Todavía más, en el caso de las instalaciones que generan excedentes, en función del sistema que tengan pueden obtener descuentos en su factura eléctrica (excedentes con compensación) o volcar los sobrantes en la red general y obtener ingresos directos por ello.

La arquitectura sostenible alumbra naves industriales con eficiencia energética

Con todo, como bien sabemos en Anovel Ingeniería por experiencia propia, la búsqueda de la eficiencia energética en las naves empieza por el propio planteamiento de su diseño bajo los principios de la arquitectura sostenible.

Así, podemos desde aplicar soluciones constructivas como las fachadas ventiladas, hasta utilizar para los cerramientos materiales como el panel sándwich para reducir las necesidades energéticas de los edificios, y dotarlos de un óptimo aislamiento tanto térmico como acústico. Y todo ello además sin perder de vista la vertiente estética, conciliando eficiencia en el consumo e imagen para cumplir con todos los objetivos de la arquitectura industrial actual, que concibe un edificio como la nave como emblema distintivo de la empresa.

También, el uso de recursos avanzados como el software BIM nos permite prever con exactitud la repercusión energética que va a tener el uso de un determinado material. Mientras que la utilización de otras tecnologías posibilita trazar espacios interiores preparados para alojar sistemas de climatización e iluminación que sen muy ahorrativos con el consumo de energía.

Igualmente, los cuidadosamente estudiados y ejecutados sistemas de aislamiento térmico en las cubiertas reducen al máximo las pérdidas energéticas, en un área muy sensible que puede llegar a totalizar el 70% de las mismas.

Asimismo, nos esmeramos en erigir construcciones que simplifican las tareas de mantenimiento, algo que también tiene su repercusión en el consumo energético, que se incrementa con cualquier actividad suplementaria que implique una conexión eléctrica.

En definitiva, hacemos una decida apuesta por la construcción de naves industriales dotadas de las medidas activas y pasivas características de la arquitectura sostenible, adaptándonos además a la perfección a los requisitos energéticos derivados de la actividad que se va a desarrollar en el edificio.

Por todo ello, somos un referente para la construcción de naves industriales energéticamente eficientes, avalándonos décadas de trayectoria teniendo muy en cuenta este aspecto en todos los proyectos que ejecutamos.

Así, si su empresa necesita una nueva nave industrial no dude en confiar en especialistas capaces de conjugar eficiencia energética y funcionalidad con un alma propia distintiva. ¡Contacte con Anovel Ingeniería y le explicaremos más en detalle todo lo que podemos aportar!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp